domingo, 7 de febrero de 2016

Depredadores, 3 de octubre de 2014

"El escándalo de pedofilia en Boston marcó un antes y un después en la Iglesia católica. Hasta entonces, los casos conocidos de curas abusadores de niños se sustanciaban del mismo modo: con el alejamiento del sacerdote de la parroquia en cuestión, su traslado a otro lugar, y una pequeña indemnización -en Estados Unidos jamás superaba los 20.000 dólares- para las víctimas, a quienes se obligaba a firmar un estricto acuerdo de confidencialidad.

Los abusos se enterraban en el armario y el abusador, después de un período de 'descanso', volvía a ejercer en otro rincón del país. ¿El resultado? Monstruos como el padre Geoghan, que abusó de decenas de niños en distintas localidades del país, de un modo sistemático y con total impunidad.

No resulta difícil establecer paralelismos entre la historia que cuenta Spotlight y los escándalos que han azotado a otras diócesis en Estados Unidos, Austria, Irlanda, Australia, Alemania, Italia, India, Kenia... o España, donde aunque las condenas a sacerdotes abusadores apenas superan la docena, también se han dado condenas a las diócesis como responsables civiles subsidiarios. El mismísmo cardenal Rouco fue condenado como tal al demostrarse que actuó de forma imprudente en un caso de abusos a menores, denunciado por el que hoy es concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato."


Para ver el texto completo de la noticia publicada en Diario.es el 3 de febrero, pincha aquí: El cardenal que encubrió a los curas pederastas del filme 'Spotlight' vive protegido en el Vaticano


domingo, 24 de enero de 2016

Mitad memoria, mitad imaginación, 23 de enero de 2016

© R.Domínguez - Mitad memoria, mitad imaginación

Lo que aparece es un nuevo y singular espacio narrativo que en realidad nunca sucedió, donde el todo ha viajado misteriosamente más allá de lo que la cámara ha documentado. Mitad memoria, mitad imaginación. No es muy diferente de la forma en que vemos. 

domingo, 17 de enero de 2016

En modo "alerta", 22 de julio de 2015

Tengo la impresión de que muchas personas navegan por la vida a toda marcha. Están perpetuamente en modo "alerta", perdiendo de vista sus valores y prioridades básicas con poco tiempo dedicado a la auto-reflexión. 


Es mi esperanza que mi arte sirva como vehículo, que invite al espectador a dar un paso atrás, a respirar profundamente y volver a conectarse con él mismo. Cada serie tiene la intención de abrir un diálogo sobre cuestiones que creo que son parte integral del proceso de vivir la vida con los ojos abiertos. Es mi esperanza que la gente encuentre mi arte y sus mensajes subyacentes útiles, ya que buscan el bienestar y la satisfacción en sus vidas.

domingo, 10 de enero de 2016

En la niebla, 11 de julio de 2015

© R.Domínguez - La Niebla


En la niebla

¡Qué extraño es vagar en la niebla!
En soledad piedras y sotos.
No ve el árbol los otros árboles.
Cada uno está solo.
              
Lleno estaba el mundo de amigos
cuando aún mi cielo era hermoso.
Al caer ahora la niebla
los ha borrado a todos.
              
¡Qué extraño es vagar en la niebla!
Ningún hombre conoce al otro.
Vida y soledad se confunden.
Cada uno está solo.

Herman Hesse

domingo, 3 de enero de 2016

Metamorfoseamos, 11 de julio de 2015

© R.Domínguez - Metamorfoseamos

"Cuantas más fotos hago, más me doy cuenta de lo que quiero de la fotografía y al mismo tiempo, más confundido estoy acerca de lo que quiero.

Mis imágenes pueden parecer surrealistas, pero es mi esfuerzo por interpretar la realidad. Lo que quiero decir es: vemos algo real y luego lo metamorfoseamos. Si no hay metamorfosis, entonces estamos documentando la vida. La documentación es de alguna manera objetiva y yo quiero que sea subjetiva. Quiero contar mi historia. No estoy interesado en documentar la vida."



domingo, 27 de diciembre de 2015

La última copa, 26 de abril de 2015


© R.Domínguez - La última copa

Eche, amigo, no más; écheme y llene 
hasta al borde la copa de champán, 
que esta noche de farra de y alegría 
el dolor que hay en mi alma quiero ahogar. 

Es la última farra de mi vida, 
de mi vida, muchachos, que se va... 

Mejor dicho, se ha ido tras de aquella 
que no supo mi amor nunca apreciar. 

Yo la quise, muchachos, y la quiero 
y jamás yo la podré olvidar... 

Yo me emborracho por ella 
y ella quién sabe qué hará... 

Eche, mozo, más champán, 
que todo mi dolor 
bebiendo lo he de ahogar... 

Y si la ven, 
muchachos, diganlé 
que ha sido por su amor 
que mi vida ya se fue. 

Y brindemos, no más, la última copa 
que, tal vez, también ella ahora estará 
ofreciendo en algún brindis su boca 
y otra boca feliz la besará. 

Eche, amigo, no más, écheme y llene 
hasta el borde la copa de champán, 
que mi vida se ha ido tras de aquella 
que no supo mi amor nunca apreciar.

Carlos Gardel